Para verdaderamente disfrutar del Internet… Google Fiber.

fiber-optics-google

Podemos decir que el medio de transmisión de datos por excelencia es la fibra óptica, que se compone de un hilo muy fino transparente por el que se envían pulsos de luz que representan los datos a transmitir, usado ampliamente en las comunicaciones.

google-fiber logoA principios de mes Google daba a conocer su servicio de Internet de altísima velocidad por fibra óptica, ahora Google Fiber (como se le llama al servicio) es una realidad y en Austin, Texas ya disfrutan de ello.

Mientras que en México seguimos recibiendo conexiones de risa a precios de primer mundo, Google avanza para mejorar la experiencia a 34 ciudades de los Estados Unidos,  habrá que seguir soñando con que algún ida nos tocara.

Desde la página oficial de Google Fiber es posible ya solicitar el servicio en función de la disponibilidad. Los planes de Google Fiber para particulares comienzan en los $70 dólares al mes e incluyen conexión a Internet por fibra óptica 1GB de subida y 1GB de bajada, una conexión hasta 100 veces más rápida que la velocidad básica actual, además de 1 TB de almacenamiento en la nube con Gmail, Google Drive y Google+ Fotos.

Cuidado con los piratas

El negocio del Internet es de suma importancia para la empresa tecnológica, y mantenerse a la vanguardia fundamental, a medida que las necesidades de estar ‘conectado’ crecen, las demandas para gozar de una conexión decente se hacen presentes, desde anunciar la inversión de ‘cientos de millones de dolares en la construcción de un cable de fibra óptica bajo el mar de 10 mil kilómetros que unirá a Estados Unidos con América Latina.

El nuevo sistema de cableado “contribuirá de manera significativa al crecimiento económico de toda la región al incrementar la capacidad de Internet existente”, aseguró Cristian Ramos, Gerente de Desarrollo de Infraestructura de Google en un comunicado.

La iniciativa comprende unos 10 mil kilómetros de cable submarino que unirá Boca Ratón, Estados Unidos, con dos puntos de la costa brasileña: Santos y Fortaleza.