¿Sera el momento para volvernos anti-digitales? Empresas replantean su dependencia al correo electrónico

web needs

Tras las noticias relacionadas al espionaje y al reciente hackeo de la división cinematográfica de Sony ejecutivos estadounidenses se están asustando lo que motiva a revisar sus medidas de seguridad y pensar 2 veces en lo que se dicen por email.

Desde el auge de las nuevas tecnologías las empresas tienen que lidiar con hackers que buscan hacerse de sus secretos industriales e información financiera, tal es el caso que creían que tenían todo bajo control en cuanto a seguridad pongan un poco más de atención.

El presidente ejecutivo de Azamara Club Cruises, una línea de cruceros de lujo propiedad de Royal Caribbean Cruises Ltd, Larry Pimentel, dijo que después de oír del ataque a Sony es más propenso a levantar el teléfono o caminar un poco para ver a la persona con la que necesita hablar.

“Siempre pensé en el hacking como algo financiero”, dijo. Pero el incidente con Sony le hizo darse cuenta que sus relaciones e interacciones sociales podrían ser invadidas también, creado un nuevo tipo de incomodidades y vergüenzas.

Faisal Husain, presidente ejecutivo de la firma de tecnología Synechron Inc., asegura que siempre ha sido cuidadoso a la hora de comunicarse por email. Pero después que comenzaron a salir las noticias sobre el ataque a Sony, presentó el tema en una llamada semanal para ejecutivos. Le pidió a su grupo, los 50 empleados más importantes de la empresa, que usaran el teléfono o programaran reuniones en persona si necesitan resolver un conflicto entre empleados, lidiar con una situación difícil con un cliente o “hablar muy abiertamente”

Ya hablábamos de que el año 2014 termina siendo el año de la infracción de datos, una infiltración en Target Corp. expuso los datos de cerca de 40 millones de tarjetas crédito y débito. Un ataque similar a Home Depot Inc. a mediados de año filtró la información de 56 millones de tarjetas.

Stuart Kippelman, director de información de Covanta Energy Corp., dijo que hasta el incidente de Sony, nunca había estado en una reunión de seguridad. En ella propuso la pregunta ¿Quién nos quiere hacer daño?

“Aunque los directores de tecnología tradicionalmente pensaban de manera genérica sobre seguridad, hacia futuro tendrán que determinar quiénes son sus enemigos”, dijo. “Creo que esto cambia la forma en la que cada compañía debe pensar sobre seguridad”.

En cualquier empresa, su punto más débil serán los empleados, dijo Tim Arthur, director de información de Alltech Inc,  otros empleados podrían comenzar a volverse “anti-digitales” regresando al teléfono para realizar sus conversaciones en vez del correo electrónico.

“Un atacante suficientemente hábil, motivado y financiado ingresará y punto, las compañías deben mejorar su seguridad continuamente con capas de defensa que incluyen prevención de intrusiones, detección y respuesta a incidentes, dijo Schneier,

“Va a tomar años deshacer esto”, agregó, “Ahora cualquier compañía está pensando, ‘¿Qué pasaría si todo en nuestra empresa se hiciera público?’”